Queso Manchego

Su denominación proviene de la región de La Mancha y se elabora a partir de leche de ovejas de raza manchega, con una alimentación de vegetación muy rústica y característica de su clima áspero. Los intentos por elaborar queso manchego fuera de nuestro país no han tenido éxito, puesto que ha resultado imposible imitar los factores climáticos y de alimentación más allá de los límites territoriales de La Mancha. Dependiendo de su curación el queso manchego se clasifica en :

 

SELECCIÓN Y COAGULACIÓN DE LA MATERIA PRIMA
La leche es seleccionada tras su análisis, inmediatamente después del ordeño. Se almacena y transporta a 4ºC a la planta de procesado, donde es calentada a 30ºC y coagulada mediante cuajos naturales.

CUAJADO Y LLENADO
La leche cuajada es cortada repetidas veces hasta conseguir pequeños trozos de cuajo (parte sólida de la leche). Entonces, se separa el cuajo del suero (la parte líquida de la leche). El cuajo es introducido en moldes forrados con un paño de algodón.

PRENSADO, MOLDEADO Y VOLTEO
Después del moldeado se cierra el paño de algodón y se procede a un primer prensado de la masa. Tras ser volteada se realiza un segundo prensado. Durante el prensado se elimina el suero del interior de la masa. El paño ayuda a que el desuerado sea más homogéneo y efectivo.

SALADO, SECADO Y MADURACIÓN
A continuación, el queso es bañado en agua-sal. Tras el proceso de salado pasa al secadero, donde se elimina el agua del baño. Finalmente, el queso se madura durante meses en cámaras con la temperatura y humedad óptima. Durante el proceso de maduración el queso es controlado y volteado periodicamente.

Recetas

Fábrica Finca Sotuelamos s/n 02610 (El Bonillo) Albacete 967 585 017
Oficinas C/ Tesifonte Gallego 10, 3ª Planta, 02002 Albacete +34 967 55 03 76 Fax +34 967 55 02 78